Buscar

El COVID, el COVID... que viene el COVID...

El año 2020, a consecuencia de la pandemia de COVID-19, también nos va a suponer un hito en cambios y adaptaciones que hemos tenido que incorporar en nuestros hábitos sociales en tanto esta variante de un coronavirus, de origen y consecuencias inciertas, cohabite entre nosotros.




Medidas de precaución y prevención para evitar la propagación nos han bombardeado sin haber habido consenso entre distintos países, ni siquiera entre la comunidad científica para conformar un criterio de decisiones que aunara aspectos sanitarios, sociales y económicos.





Mascarillas… cómo, cuándo, dónde, … , distanciamiento social, reuniones limitadas, aseo permanente de manos y espacios… son medidas de higiene y de contacto, pero en pocos núcleos de decisión, especialmente en España, se ha evaluado la prevención con el refuerzo del sistema inmune a través de distintas opciones, como pudiera ser una adecuada conducta alimentaria y el refuerzo con nutrientes específicos.


Un perfecto equilibrio en el aporte de vitaminas, algunas de especial importancia en el refuerzo del sistema inmune como la A, la C y la D; de minerales, como el zinc y el selenio, dentro de un buen balance nutricional es fundamental, si bien la naturaleza también nos aporta activos nutricionales presente en algunas especies vegetales como hongos o bulbos como el ajo y la cebolla, que tratados y extractados de la manera adecuada, cumplen una labor sumamente importante tanto en la prevención como en la resolución de manifestaciones debidas a un sistema inmune comprometido con afecciones víricas, bacterianas, fúngicas o parasitarias.


El ajo, y en especial el EXTRACTO (en mayúsculas) del ajo fermentado que ha llevado un riguroso proceso y tiempo de envejecimiento reflejado en los cada vez más estudios clínicos, es uno de estos principales aliados para la prevención y tratamiento de distintas enfermedades y en especial las de carácter inmunitario.

¿Qué importancia tiene el ajo negro en medio de la pandemia de COVID-19?


Aunque no haya evidencias publicadas que el extracto de ajo envejecido haya protegido a las personas del nuevo coronavirus, distintos estudios e incluso la OMS también dice que el ajo es "un alimento saludable que presenta propiedades antimicrobianas y antivirales" incluso sobre otros coronavirus.


Bien demostrado ha quedado como el extracto de ajo negro tiene un efecto sobre los virus que causan el resfriado común, la gripe y las infecciones respiratorias fortaleciendo la respuesta inmunológica, reduciendo la inflamación y ayudando a prevenir enfermedades cardíacas.


Siendo precavidos en las afirmaciones, el único papel que puede desempeñar el extracto de ajo negro en medio de la pandemia de COVID-19 es promover la salud general y reducir las diferentes manifestaciones que se han podido observar en este virus en distintas personas y condiciones.


EL AJO COMO ANTIVIRAL NATURAL


Actividad contra coronavirus

El virus de la bronquitis infecciosa es un coronavirus que infecta a las aves. El extracto de ajo redujo su replicación en embriones de pollo en un experimento. Este hallazgo sobre los coronavirus en pollos se encuentra aún a la espera de resultados en humanos, si bien la inversión para más investigaciones está a la espera.



Pruebas sobre otros virus

El extracto de ajo negro fue activo contra los virus que causan:

· Herpes labial (virus del herpes simple tipo 1)

· Herpes genital (virus del herpes simple tipo 2)

· Infecciones respiratorias (virus de la parainfluenza tipo 3)

· Resfriados (rinovirus humano tipo 2),

· La gripe (influenza B)


Al igual que los coronavirus, la mayoría de los virus enumerados pueden infectar células y diseminarse porque tienen membranas y estructuras pegajosas en forma de varillas llamadas envolturas virales.


Los investigadores plantean la hipótesis de que el extracto de ajo negro podría ayudar a combatir los virus al alterar sus membranas y envolturas.


El citomegalovirus es otro virus común y la mayoría de las personas no saben que lo tienen. Por lo general, solo causa síntomas si su sistema inmunológico está debilitado. En ratones infectados con citomegalovirus, un componente del ajo (alitridina) redujo los niveles sanguíneos del virus y el daño hepático.


Los científicos creen que el ajo podría cambiar el sistema inmunológico a un estado dominante en Th1 que ayuda a eliminar las infecciones virales más rápidamente.


En cualquier caso es importante no sacar conclusiones precipitadas basadas en estos experimentos. Todos los virus mencionados anteriormente son diferentes del coronavirus de 2019.

Potencial de lucha contra los microbios

El extracto de ajo negro envejecido tiene una amplia actividad antimicrobiana contra bacterias, levaduras, hongos, parásitos y virus. Sus organoazufrados inhiben la producción de ADN, ARN y proteínas en los microbios.


Contra el resfriado y la gripe

En un estudio de 120 personas, el extracto de ajo envejecido redujo la gravedad de los resfriados y la gripe. Aumentó el número de células inmunes (células T y células NK), estimulando el sistema inmunológico y reduciendo las proteínas inflamatorias (citoquinas)


Otro ensayo clínico en 146 voluntarios sanos encontró que la ingesta diaria de un suplemento con extracto de ajo negro ayudó a prevenir el resfriado común y a reducir su duración.


La gripe es causada por el virus influenza. Los resfriados pueden ser causados ​​por muchos virus diferentes, incluidos otros tipos de coronavirus. Si bien hay que advertir que estos virus no son los mismos que los del coronavirus de 2019.


Infecciones pulmonares

Las infecciones pulmonares bacterianas secundarias son una amenaza para los pacientes COVID-19 hospitalizados con dificultades respiratorias y el extracto de ajo negro tiene efectos mixtos sobre estas infecciones aunque aún se necesita más investigación.


Estudios in vitro y en ratones evidenciaron que el extracto de ajo negro bloqueó las biopelículas que causan resistencia a los antibióticos; también ayudó a eliminar la infección bacteriana de los pulmones. En otros experimentos in vitro, el ajo inhibió varias bacterias que pueden causar infecciones de las vías respiratorias.


SALUD INMUNOLÓGICA


Puede estimular la respuesta inmune

Los datos recientes muestran que las personas con sistemas inmunitarios debilitados tienen un mayor riesgo de contraer el nuevo coronavirus. También tienen más probabilidades de morir a causa de ella o de sufrir complicaciones de salud graves.


Varios son ya los estudios incluso alguno en humanos que demostraron como el extracto de ajo envejecido estimuló los linfocitos, macrófagos, monocitos, y neutrófilos al aumentar el glutatión.



Puede reducir la inflamación

La inflamación puede causar daño pulmonar y cardíaco en etapas posteriores de una infección por COVID-19. Se le ha llamado con el término "tormenta de citoquinas" para describir la lesión inflamatoria generalizada en tales casos.


El extracto de ajo negro siendo antiinflamatorio, se desconoce su impacto en las tormentas de citoquinas y los resultados del COVID-19, si bien sus activos redujeron la producción de radicales libres y compuestos inflamatorios (TNF- α , IL-8 ) en células infectadas con virus.


En ratones con asma alérgica, el extracto de ajo negro redujo la inflamación de las vías respiratorias y algunas citoquinas inflamatorias.

SALUD DEL CORAZÓN


COVID-19 puede causar daño cardíaco severo en pacientes hospitalizados. Al mismo tiempo, tener presión arterial alta o una enfermedad cardíaca predispone a las personas a sufrir complicaciones y la muerte por el virus.

Como se ha podido ver, la edad, la enfermedad pulmonar y la presión arterial alta es uno de los mayores factores de riesgo de complicaciones del virus.


El extracto de ajo negro puede ayudar a la salud del corazón. La evidencia sugiere que puede ayudar a reducir el colesterol, reducir la presión arterial, relajar los vasos sanguíneos endurecidos y prevenir la agregación plaquetaria excesiva en pacientes con enfermedades cardíacas.


En teoría, esto puede ser una ventaja sobre los compuestos que bloquean los receptores de angiotensina y aumentan los receptores que utiliza el coronavirus para ingresar a las células (ACE-2).


CONCLUSIÓN:

Aunque la prudencia y la ausencia estudios clínicos no nos permite afirmar con rotundidad la ventaja del extracto de ajo negro en COVID-19, es sabido que las enfermedades crónicas aumentan el riesgo de complicaciones y es ahí donde al menos si tenemos un aliado que sin riesgo presenta un efecto protector, preventivo y con mejor resolución.


https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22280901/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4967842/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1470664/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/3001801/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1470664/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16176143/


© Enrique González

Advertencia: Las afirmaciones recogidas en dicho texto están avaladas por publicaciones científicas en diferentes estudios. La legalidad obliga a declarar que los productos a base de extracto de ajo negro fermentado no están destinados a tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

96 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube

Tel: +34 910 519 704    I   whatsapp consultas:  629 18 12 03    I    admin@alliumnoir.es   I    España